CON FIBROMIALGIA Y TENGO QUE TRABAJAR

2017-02-18 17_41_25-CON FIBROMIALGIA Y TENGO QUE TRABAJAR - Google Search

Los síntomas de Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica y Sensibilidad Química Múltiple, pueden deteriorar la calidad de vida de las personas afectadas, perjudicando sus capacidades, presentismo y eficiencia para trabajar, estudiar y realizar los quehaceres domésticos.
Teniendo en cuenta que la prevalencia de los síndromes en Argentina alcanza el 4.5%, es preciso que los educadores y quienes se ocupan de los recursos humanos laborales se sensibilicen, actualicen e implementen técnicas de prevención.
Acceder a más información sobre los síndromes, los ayudará a implementar las medidas necesarias para:
Prevenir las recaídas
Mejorar la asistencia
Mejorar el desempeño de sus empleados y alumnos
Lograr un clima proactivo (tomar la iniciativa, sino asumir la responsabilidad de hacer que las cosas sucedan; decidir en cada momento lo que queremos hacer y cómo lo vamos a hacer).
Evitar la deserción escolar y la pérdida de la estabilidad laboral.
Modificando los hábitos, condiciones de habitabilidad y realizando tareas de prevención es posible mejorar la calidad de vida de los afectados:
Disminuyendo la frecuencia e intensidad de los síntomas
Mejorando la calidad de vida desde sus empleados.
Preservando el rendimiento ocupacional.
Sosteniendo la economía y las fuentes laborales de los pacientes.
Mejorando la imagen de su empresa.
Estadísticas realizadas en la Unión Europea, México y Corea por la Consultora Interactiva Harris, afirman que los pacientes pueden sufrir entre seis a once síntomas diferentes que empeoran su calidad de vida y desempeño laboral. Los más comunes son:
Dolores intensos
Baja energía
Dificultades para concentrarse
Confusiones
Pérdidas de memoria reciente
Anomia (trastorno del lenguaje que imposibilita a una persona a llamar a las cosas por su nombre).
Trastornos de atención
Rigidez muscular
Desmotivación.
Las personas con estos síndromes, sienten un gran apego por el trabajo. Frecuentemente la valoración personal de las personas con Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica y Sensibilidad Química Múltiple, depende en gran medida de su buen desempeño escolar, académico y laboral, sintiéndose muy frustrados cuando deben tomar licencias.
Generalmente son personas hiperactivas, exigentes, perfeccionistas, responsables, con dificultades para delegar y que pueden asumir excesos de responsabilidades, aún en medios frustrantes. Pueden ser creativos, sensibles, talentosos y trabajadores leales.
Alfredo Nobel, Frida Kahlo, Florence Nigthingale, Blake Edwards sufrieron Fibromialgia mientras realizaban descubrimientos, pintaban obras de arte, creaban películas inolvidables, salvaban vidas.
Las condiciones laborales perjudiciales que pueden iniciar o intensificar la aparición de los síntomas son:
Estrés,
Mobbing (El acoso laboral o acoso moral en el trabajo)
Clima laboral hostil
Condiciones ambientales desfavorables
Nutrición inadecuada
Sobre-exigencia física o mental
Exposición a sustancias tóxicas como Productos de limpieza o alimentos con plaguicidas o aditivos tóxicos, Desinfecciones ambientales.
Construcciones viciadas
Es indispensable identificar los estímulos y productos que originan efectos contraproducentes, para evitar la re-exposición a los agentes desencadenantes. Una vez identificados, es sumamente beneficioso modificar los hábitos de vida, mejorar la ventilación, airear sus lugares de trabajo, Lograr las relaciones laborales proactivas, evitar ambientes húmedos, sustancias químicas tóxicas, practicar alguna actividad física moderada y seguir una dieta saludable.
Conspiran para prolongar y aumentar el cuadro:
La invisibilidad de los síntomas
El desconocimiento generalizado
Las dificultades para lograr el diagnóstico
Las demoras en encontrar profesionales adecuados
El ocultamiento de los síntomas por temor a perder el empleo.
En Argentina encontramos pacientes hasta con 35 años recorriendo consultorios sin obtener su diagnóstico.
En México, los pacientes esperaron 1.9 años en encontrar su diagnóstico, mientras que en España debieron esperar un promedio de 3.7 años.
Las encuestas señalan el impacto negativo que pueden tener los síndromes en los costos de pacientes, empleadores y sistemas de salud. En ambos casos las consecuencias de los síntomas inciden en el incremento de dificultades y el aumento en los costos que se presentan.
Para los pacientes empleados:
Sufren pérdida del presentismo laboral, bajas de empleos, elevados costos de profesionales de salud y tratamientos.
Para los empleadores:
Repetidas ausencias por licencias por enfermedad, disminución en el rendimiento, deterioro del clima laboral, gastos en empresas de medicina laboral.
Para el sistema de salud:
Mayores costos por repetidas visitas a distintos profesionales, mayor consumo de medicamentos y aumento de los tratamientos de rehabilitación
Algunas cifras según la encuesta realizada por Harry Interactiva:
En Italia más del 71% de los pacientes perdieron más de 10 días laborales por año por Fibromialgia.
En México, más del 27% de los afectados faltaron más de 40 días por año a su empleo y sólo el 25% puede trabajar en algunas ocasiones.
Los pacientes informaron que deben gastar del 42 al 64% de su salario en asistencia médica.
El 59 al 81 % de los especialistas refieren que la Fibromialgia es fuerte o muy fuerte y que impacta en un 11 al 49% en la economía de las personas con la enfermedad.
Los pacientes realizan tratamientos de rehabilitación y consultan frecuentemente entre dos y cuatro profesionales simultáneamente.
Uno de cada cinco pacientes no puede trabajar.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *